“El traje del Emperador”

Ir abajo

happy “El traje del Emperador”

Mensaje por AzT el Lun Abr 30, 2012 1:01 pm


“El traje del Emperador” Imagen1cnn



Cuenta el relato “El nuevo traje del emperador” de Hans Christian Andersen, que en un lejano país (desconocemos si con campanarios o no) el emperador encargó la confección de un rico y elegante traje a dos sastres, más bien pillastres, que le aseguraron sería excepcional, pero con la especial característica de ser invisible para cualquier incapaz. Al final, nunca hubo tal traje, pero por temor a parecer estúpido, desde el Rey hasta el último de sus súbditos, nadie se atrevió a reconocer la evidencia, que solo un niño se aventuró a gritar y es que “¡El Rey estaba desnudo!”.

Una mirada a lo que viene sucediendo en el fútbol español desde hace ya tiempo, nos hace recordar el viejo cuento de Andersen y constatar que aquí nos siguen haciendo un traje sin que nadie, o casi nadie, se atreva a gritar la evidencia.

Si escandaloso es ver como Confecciones Villar y Modas Platini adulteran, confesión de parte mediante, sus respectivas competiciones, más escandaloso y sangrante es contemplar la pasividad e indiferencia de la opinión pública y la actitud cómplice y colaboracionista de una prensa, que en el mejor de los casos calla, y en el peor, justifica lo injustificable con las más peregrinas excusas o argumentaciones.

Resulta igualmente sorprendente ver como los sastres del pequeño país de la esquinita, nos confeccionan historias sensacionales, en las que jugadores aquejados de malignas y graves enfermedades se recuperan a las pocas semanas, volviendo a la alta competición, y que días antes de someterse a un trasplante están entrenando casi con total normalidad, sin que, por supuesto, nadie ose levantar la voz para preguntar ¿cómo es posible?, o simplemente pida o recabe una información detallada sobre semejantes hazañas médicas.

De la misma manera que es imposible pasar por alto, el espectáculo al que hemos asistido para la elección de la sede de la Final de la Copa del Rey, donde dos clubes y aficiones con aspiraciones abiertamente nacionalistas y/o separatistas, tratan de obligar a un tercero a que ceda su casa para la celebración, para la que ya se ha anunciado el consabido aquelarre contra los símbolos del país que da nombre al trofeo a disputar. Lejos de denunciar lo dantesco de la situación, prensa y público han preferido dirigir sus iras y críticas al tercero que pasaba por allí, que siempre acaba siendo el ogro de este cuento que es el fútbol español.

“El traje del Emperador” 1335541543798guardiola1dn
Pep, instantes antes de ascender a los cielos

Pero si hay algo que realmente nos demuestra que vivimos inmersos en la fábula de Andersen,  ha sido y está siendo la despedida del Sumo Sacerdote del barcelonismo del mès que un club… ahora está claro, además son una secta. De algo tan habitual y cotidiano en el mundo del fútbol, como el hecho de que un entrenador se vaya de un club, se ha tejido una historia que por momentos cobra tintes de Auto Sacramental… y es que, según iba transcurriendo la rueda de prensa de despedida, ¿quién no pensó que, de un momento a otro, Pep abandonaría la sala ascendiendo a los cielos? Sí, esa rueda de prensa, no apta para diabéticos, en la que solo faltaron un par de niños al fondo, para que Unicef se hiciese corpórea, y que parecía patrocinada por Kleenex. Qué decir de los video homenajes emitidos en los telediarios, con cierto aroma a obituario, de la interrupción de los programas de todas las cadenas para dar entrada a “la noticia”, y del tratamiento de ésta, portada de todos los informativos, en un día en el que, entre otras insignificancias, conocíamos que hemos batido un nuevo récord en las cifras del paro… Sorprende que un hombre preocupado por los parados como Pep, opaque con el anuncio de su marcha, los datos de la EPA… esto sin duda, ralentizará su canonización.

Una vez más, pero esta vez, mucho más… se ha desatado una carrera frenética por parte de prensa y publico, para ver quien decía la alabanza más grandilocuente del traje del emperador… cuando todos, sobre todo la prensa, es conocedora desde hace meses que la realidad es mucho más prosaica y es que… ¡el rey va desnudo!

“El traje del Emperador” 58360-944-5501
Ellos también sufren mucho


La realidad del emperador de Santpedor es que se encuentra con un vestuario al que ya no puede manejar, con su máxima estrella ejerciendo de tirano, con un álter ego en el vestuario que parece rebelarse, con jugadores díscolos y con comportamientos propios del último Rijkaardismo. Que ha visto, por primera vez desde que llegó al banquillo culé, como ha perdido dos títulos en apenas cuatro días, y todo ello, a pesar de vivir en un Edén donde cuenta con la sobreprotección de instituciones, medios y opinión pública, que es consciente de que la plantilla que le dio tantos éxitos está en franca decadencia -el tiempo pasa incluso para los adictos a Herbalife- y que hay otro equipo que, viviendo la situación diametralmente opuesta, ya le ha superado, un equipo que al contrario que el suyo, va en franca ascensión y del que solo se puede esperar que mejore aun más.

Esta realidad es conocida por los medios, que igualmente conocían los contactos de San Pep con clubes ingleses, y lejos de darlos a conocer o de tildarlo como acto de alta traición, como se ha hecho con otros entrenadores, se ha preferido ocultar para no desestabilizar al club del régimen. Al igual que se ha preferido llorar la huida del capitán y elevarlo rápidamente a los altares, antes de que como en el cuento, a algún niño en la multitud se le escapase un incómodo, pero certero… “¡cobarde!”.


Habrá que esperar y ver si el delfín del Dalai de Santpedor, es capaz de lograr el mismo poder de hipnosis colectiva y si goza de la misma protección mediática, que le vista cuando vaya desnudo.

“El traje del Emperador” Photo_1335535602327-1-0
Pep regala una humilde imposición de manos a sus feligreses, mientras abandona este mundo… culé


En cuanto al fútbol español en general, también habrá que esperar para ver cómo acaba el cuento… Si tanto esfuerzo en ignorar, ocultar y travestir la realidad ha merecido la pena, o ésta finalmente acaba imponiéndose y si alguien secunda a Mourinho y se atreve a gritar, como él lo ha hecho, “¡El Rey está desnudo!”…

Florentino, tiene la palabra… pero eso ya será materia de otra entrada.




www.lacompaniablanca.com
AzT
AzT
1 Champions
1 Champions

Mensajes : 73084
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Volver arriba Ir abajo

happy Re: “El traje del Emperador”

Mensaje por dioszidane el Lun Abr 30, 2012 1:07 pm

congrats congrats congrats congrats congrats congrats congrats congrats congrats

lo mejor que he leído en mucho tiempo

el rey está desnudo y el periodismo también

verdades como puños y un cobarde que huye porque no puede con las vedettes que tiene en el vestuario
dioszidane
dioszidane
1 Champions + 1 Liga
1 Champions + 1 Liga

Mensajes : 26200
Reputación : 16
Fecha de inscripción : 01/03/2010

Volver arriba Ir abajo

happy Re: “El traje del Emperador”

Mensaje por AzT el Lun Abr 30, 2012 2:20 pm

Fans:





Madrid y Barsa, desde la óptica de Prisa

Aunque la labor periodística debería realizarse de forma objetiva, la prensa deportiva lleva desde los años 90, que yo recuerde, imponiendo su propio discurso. Pero, ojo: ese discurso fue, en su día, racionalista. “La Furia Española es la nada”, decía Valdano. Y tenía razón, al menos en parte: la “Furia” no es un plan de juego, sino sólo una actitud. Esa gente, los menottis, valdanos y segurolas, fueron más allá del “fútbol es fútbol”, “en el fútbol está todo inventado” y del resultadismo intelectualmente zafio de, por ejemplo, Clemente. Dejaron obsoleto a Jose María García, el mafioso hegemónico en el periodismo deportivo español (y lo sustituyó De la Morena, lo que tampoco fue ningún avance).

Sostuvieron que “jugar bien” da resultados. Explicaron -confusamente, por cierto- que la relación entre el juego y los goles no es arbitraria. Racionalizaron el fútbol, y empezaron a analizarlo, aunque fuera rudimentariamente: recuerdo “El día después”, con Valdano y el mismísimo Michael Robinson en su sección “Atocha”, donde mostraba la estrategia y la táctica de los equipos. Hoy todo aquello nos parece paleolítico, pero fue una novedad. Incluso mejoraron las realizaciones televisivas, permitiendo apreciar mucho mejor el juego. El paradigma que todo aquel discurso necesitaba fue, por supuesto, la Farça de Cruyff. Hubo un penalti fallado por Djukic, una prima al Valencia y, sobre todo, dos arbitrajes escandalosos en Tenerife. La Prensa prisaica, justo es reconocerlo, habló de aquello. Que yo recuerde, no lo tapó. Después, llegó Valdano al Madrid, y el Madrid heredó el apoyo de PRISA; al menos, durante un año.

Con el tiempo, aquel discurso se ha ido radicalizando. Las sombras deportivas (y extra-deportivas) del Farça de Cruyff se han desvanecido en la memoria. La ideología del “buen fútbol” se ha fundido, haciéndose un todo, con la Farça, especialmente, desde que Guardiola fichó como entrenador. En El País post-Segurola, el ideólogo es, precisamente, Ramón Besa, antaño en un papel más secundario. Guardiola representa, para los neo-prisaicos, un “upgrade” de Cruyff: un Cruyff dulzón hasta el empalago, que proviene de la Masía. Un Cruyff en humilde -Cruyff siempre ha sido indisimuladamente arrogante-, cuyas estrellas no son el antideportivo Stoitchkov o el rudo Koeman, sino los españolísimos (¡y canteranísimos!) Messi, Xavi o Iniesta. Tipos bajitos y modestos. Y feos.

Para completar el cuadro, el Madrid ha fichado a los anti-héroes perfectos, Mourinho y Cristiano. Extranjeros, soberbios, triunfadores. Cristiano, además, es insultantemente fuerte, rápido y guapo. Lo curioso de esta situación es que, al radicalizarse, el discurso neo-prisaico contradice sus propios orígenes. Es como si hubiera interiorizado sus consignas y olvidado sus argumentos. Veamos: si un equipo bate todos los récords de goles a favor y no es el equipo menos goleado, la lógica dicta que se trata de un equipo ultra-ofensivo. Pero no: aquí llega el prejuicio, el fanatismo ideológico. A ese equipo jamás se le reconoce su inclinación por el ataque. Un equipo semejante, por lógica, debería hacer buen juego, puesto que sólo con buen juego se alcanzan esos resultados. Pero no: se dice que no juega a nada, que sólo tiene “contundencia”.

¡He aquí, como dice Arcadi Espada, el animalito! La “contundencia”: la nueva “furia”. ¿Qué es la “contundencia”? ¡La nada! ¡La incapacidad de reconocer, por puro prejuicio, una verdad cuando ésta les golpea en los ojos! Antaño, la Prensa prisaica celebraba que los campeones de Liga -el campeón: la Farça- fuera “el máximo goleador, y no el menos goleado”. El Madrid juega a marcar un gol más que el adversario. Juega y deja jugar. La Farça juega a monopolizar el balón. Se protege defensivamente (recordemos que Guardiola hizo su máster en Italia, donde aprendió, además de las pócimas y tratamientos de vanguardia, la estrategia y la táctica que el menotti-valdanismo nunca podría haberle enseñado), y asegura su portería. La posesión del balón en cantidades industriales -garantizada por unos arbitrajes que hacen imposible el juego duro- siempre ofrece alguna oportunidad a Messi para que marque los goles necesarios.

Llegamos así a otra contradicción flagrante. La ideología prisaica solía sostener que el fútbol era de los jugadores. Que los entrenadores no podían ni debían apropiarse de él. Pero, empezando por Cruyff, y llegando al paroxismo con Guardiola, han hecho del fútbol una cosa de entrenadores. No ya de “sistemas” -lo que resulta demasiado mecánico, ajedrecístico, para esta gente-, sino de “filosofías”, de “estilos”. Se camufla así, por arte de magia, el hecho de que la Farça actual depende absolutamente de Messi. (Y sí: es cierto que Guardiola potenció al argentino quitándolo del extremo y poniéndolo de único “segunda punta”; pero no es menos cierto que ha construido un equipo en torno a él, para él, eliminando toda posible competencia o foco de conflictos). Sin Messi, no hay “filosofía” ni “estilo” que consiga los títulos. Pero, curiosamente, es el Madrid de Mou el que “vive de la pegada de sus delanteros”, del “martillo de Cristiano”. Muy curioso: no hace tanto, los neo-prisaicos sostenían que “sin Cristiano, el Madrid juega mejor”.

Y hay aquí otra contradicción entre la neo-ideología y la ideología original. En un principio, los ideólogos solían aplaudir a los jugadores de fuerte personalidad, los “rebeldes” al encuadramiento en el “sistema” de los entrenadores, pues el fútbol era de los jugadores. Hoy, aplauden a los farçantes: niños buenos, gustavines que jamás alzan la voz ni le hacen burla al maestro Pep a sus espaldas. Messi no es un rebelde, sino un consentido. Iniesta es un pánfilo. Xavi es el alumno aplicado que repite de memoria la lección aprendida. Rebelde fue Ibrahimovic, y no tardó en ser expulsado del “cole”. En cambio, la neo-Prensa hace escarnio de los jugadores del Madrid, considerándolos poco menos que marionetas de Mou.

Desde un punto de vista psicológico, es como si los periodistas resolvieran las contradicciones de su discurso proyectándolas en el Madrid. Es decir: acusan al Madrid de las mismas cosas, justamente, que deberían acusar a la Farça. En qué medida sea esto consecuencia de una disonancia cognitiva, o del más puro sectarismo, es cuestión que no me compete decidir.

http://www.fansdelmadrid.com/
AzT
AzT
1 Champions
1 Champions

Mensajes : 73084
Reputación : 4
Fecha de inscripción : 10/02/2010

Volver arriba Ir abajo

happy Re: “El traje del Emperador”

Mensaje por Blanco Nuclear el Lun Abr 30, 2012 2:32 pm

@AZT escribió:Fans:





Madrid y Barsa, desde la óptica de Prisa

Aunque la labor periodística debería realizarse de forma objetiva, la prensa deportiva lleva desde los años 90, que yo recuerde, imponiendo su propio discurso. Pero, ojo: ese discurso fue, en su día, racionalista. “La Furia Española es la nada”, decía Valdano. Y tenía razón, al menos en parte: la “Furia” no es un plan de juego, sino sólo una actitud. Esa gente, los menottis, valdanos y segurolas, fueron más allá del “fútbol es fútbol”, “en el fútbol está todo inventado” y del resultadismo intelectualmente zafio de, por ejemplo, Clemente. Dejaron obsoleto a Jose María García, el mafioso hegemónico en el periodismo deportivo español (y lo sustituyó De la Morena, lo que tampoco fue ningún avance).

Sostuvieron que “jugar bien” da resultados. Explicaron -confusamente, por cierto- que la relación entre el juego y los goles no es arbitraria. Racionalizaron el fútbol, y empezaron a analizarlo, aunque fuera rudimentariamente: recuerdo “El día después”, con Valdano y el mismísimo Michael Robinson en su sección “Atocha”, donde mostraba la estrategia y la táctica de los equipos. Hoy todo aquello nos parece paleolítico, pero fue una novedad. Incluso mejoraron las realizaciones televisivas, permitiendo apreciar mucho mejor el juego. El paradigma que todo aquel discurso necesitaba fue, por supuesto, la Farça de Cruyff. Hubo un penalti fallado por Djukic, una prima al Valencia y, sobre todo, dos arbitrajes escandalosos en Tenerife. La Prensa prisaica, justo es reconocerlo, habló de aquello. Que yo recuerde, no lo tapó. Después, llegó Valdano al Madrid, y el Madrid heredó el apoyo de PRISA; al menos, durante un año.

Con el tiempo, aquel discurso se ha ido radicalizando. Las sombras deportivas (y extra-deportivas) del Farça de Cruyff se han desvanecido en la memoria. La ideología del “buen fútbol” se ha fundido, haciéndose un todo, con la Farça, especialmente, desde que Guardiola fichó como entrenador. En El País post-Segurola, el ideólogo es, precisamente, Ramón Besa, antaño en un papel más secundario. Guardiola representa, para los neo-prisaicos, un “upgrade” de Cruyff: un Cruyff dulzón hasta el empalago, que proviene de la Masía. Un Cruyff en humilde -Cruyff siempre ha sido indisimuladamente arrogante-, cuyas estrellas no son el antideportivo Stoitchkov o el rudo Koeman, sino los españolísimos (¡y canteranísimos!) Messi, Xavi o Iniesta. Tipos bajitos y modestos. Y feos.

Para completar el cuadro, el Madrid ha fichado a los anti-héroes perfectos, Mourinho y Cristiano. Extranjeros, soberbios, triunfadores. Cristiano, además, es insultantemente fuerte, rápido y guapo. Lo curioso de esta situación es que, al radicalizarse, el discurso neo-prisaico contradice sus propios orígenes. Es como si hubiera interiorizado sus consignas y olvidado sus argumentos. Veamos: si un equipo bate todos los récords de goles a favor y no es el equipo menos goleado, la lógica dicta que se trata de un equipo ultra-ofensivo. Pero no: aquí llega el prejuicio, el fanatismo ideológico. A ese equipo jamás se le reconoce su inclinación por el ataque. Un equipo semejante, por lógica, debería hacer buen juego, puesto que sólo con buen juego se alcanzan esos resultados. Pero no: se dice que no juega a nada, que sólo tiene “contundencia”.

¡He aquí, como dice Arcadi Espada, el animalito! La “contundencia”: la nueva “furia”. ¿Qué es la “contundencia”? ¡La nada! ¡La incapacidad de reconocer, por puro prejuicio, una verdad cuando ésta les golpea en los ojos! Antaño, la Prensa prisaica celebraba que los campeones de Liga -el campeón: la Farça- fuera “el máximo goleador, y no el menos goleado”. El Madrid juega a marcar un gol más que el adversario. Juega y deja jugar. La Farça juega a monopolizar el balón. Se protege defensivamente (recordemos que Guardiola hizo su máster en Italia, donde aprendió, además de las pócimas y tratamientos de vanguardia, la estrategia y la táctica que el menotti-valdanismo nunca podría haberle enseñado), y asegura su portería. La posesión del balón en cantidades industriales -garantizada por unos arbitrajes que hacen imposible el juego duro- siempre ofrece alguna oportunidad a Messi para que marque los goles necesarios.

Llegamos así a otra contradicción flagrante. La ideología prisaica solía sostener que el fútbol era de los jugadores. Que los entrenadores no podían ni debían apropiarse de él. Pero, empezando por Cruyff, y llegando al paroxismo con Guardiola, han hecho del fútbol una cosa de entrenadores. No ya de “sistemas” -lo que resulta demasiado mecánico, ajedrecístico, para esta gente-, sino de “filosofías”, de “estilos”. Se camufla así, por arte de magia, el hecho de que la Farça actual depende absolutamente de Messi. (Y sí: es cierto que Guardiola potenció al argentino quitándolo del extremo y poniéndolo de único “segunda punta”; pero no es menos cierto que ha construido un equipo en torno a él, para él, eliminando toda posible competencia o foco de conflictos). Sin Messi, no hay “filosofía” ni “estilo” que consiga los títulos. Pero, curiosamente, es el Madrid de Mou el que “vive de la pegada de sus delanteros”, del “martillo de Cristiano”. Muy curioso: no hace tanto, los neo-prisaicos sostenían que “sin Cristiano, el Madrid juega mejor”.

Y hay aquí otra contradicción entre la neo-ideología y la ideología original. En un principio, los ideólogos solían aplaudir a los jugadores de fuerte personalidad, los “rebeldes” al encuadramiento en el “sistema” de los entrenadores, pues el fútbol era de los jugadores. Hoy, aplauden a los farçantes: niños buenos, gustavines que jamás alzan la voz ni le hacen burla al maestro Pep a sus espaldas. Messi no es un rebelde, sino un consentido. Iniesta es un pánfilo. Xavi es el alumno aplicado que repite de memoria la lección aprendida. Rebelde fue Ibrahimovic, y no tardó en ser expulsado del “cole”. En cambio, la neo-Prensa hace escarnio de los jugadores del Madrid, considerándolos poco menos que marionetas de Mou.

Desde un punto de vista psicológico, es como si los periodistas resolvieran las contradicciones de su discurso proyectándolas en el Madrid. Es decir: acusan al Madrid de las mismas cosas, justamente, que deberían acusar a la Farça. En qué medida sea esto consecuencia de una disonancia cognitiva, o del más puro sectarismo, es cuestión que no me compete decidir.

http://www.fansdelmadrid.com/

Magnífico! Impresionante! Sublime! congrats congrats congrats congrats congrats congrats congrats
Blanco Nuclear
Blanco Nuclear
1 Champions
1 Champions

Mensajes : 17610
Reputación : 11
Fecha de inscripción : 08/03/2010

Volver arriba Ir abajo

happy Re: “El traje del Emperador”

Mensaje por MINUTO 7 el Lun Abr 30, 2012 3:31 pm

Y además de la optica de Prisa también d ela Cope.
MINUTO 7
MINUTO 7
Mito y Leyenda
Mito y Leyenda

Mensajes : 5479
Reputación : 1
Fecha de inscripción : 21/04/2011
Edad : 50
Localización : COLLADO MEDIANO

Volver arriba Ir abajo

happy Re: “El traje del Emperador”

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.